¿Porque no me alcanza del tiempo?

No me alcanzaba el tiempo para todo lo que tenía que hacer o al menos eso creía yo, pero la verdad es que todo era más simple de resolver de lo que parecía.

¿Tampoco te alcanza el tiempo? En este artículo te voy a contar por qué razón pareciera que te faltan horas del día para hacer todo lo que necesitas y como puedes resolver este problema.

Importante versus urgente

La primera cosa que aprendí cuando estuve dispuesto a aceptar que tenía que hacer cambios si quería alcanzar mis objetivos, fue que me faltaba organización. Esto puede sonar casi obvio o cliché, pero la verdad es que todo pasa por ahí.

Para organizarte tienes que saber qué hacer primero y que hacer después y para poder tomar esa decisión necesitas entender cuál es el nivel de urgencia o importancia que tiene cada una de las cosas que están pendientes.

Es muy fácil confundir lo importante con lo urgente o más aún tender a pensar que todo tiene que ser hecho de inmediato, pero con un poco de perspectiva podrás aprender a priorizar cada una de las cosas para hacerlas cuando corresponda.

Te cuento mucho más sobre esto en la clase número 4 de mi curso de productividad.

Muchas cosas al mismo tiempo, no alcanza para nadie

Esta me pasaba muy seguido, de hecho aún tengo mis días malos donde pierdo el rumbo y tengo que volver todo en su lugar.

Uno de los grandes problemas es pensar que podremos hacer todas las cosas en un corto periodo de tiempo, intercalando una con otra, avanzando un poquito aquí un poquito allá, lo que solo genera la frustrante de sensación de no haber hecho nada.

Así que es super importante que evalúes cuanto tiempo real te tomara una tarea y no te mientas a ti mismo. Si a eso le sumas haber aprendido a priorizar, entonces será mucho más fácil distribuir la carga de actividades pendientes que te están desesperando.

El engaño de la lista de pendientes

Esta es una mentira sutil, pero muy peligrosa que nos decimos para hacernos creer que tenemos todo bajo control, la lista de pendientes.

Yo tenía una gigante, me decía a mi mismo algún día haré esto, pero por alguna extraña razón la lista no paraba de crecer lo que solo aumentaba el nivel de stress, ¿Cuándo alcanzaría mis objetivos así?.

Entonces es clave tomar cada una de las cosas de tu lista de pendientes, priorizar como te dije antes, estimar el tiempo que te toma cada cosa y establecer una fecha y hora concretas para hacerla.

Ojo que no vale decir lo haré tal día, tienes que tenerlo en tu agenda, ya sea digital o en papel y eso es lo que manda. ¿Qué es lo que está anotado para hacer ahora?, entonces solo haces eso, como escribió el sabio rey salomón, «Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora»(Eclesiastés 3)

Una excelente alternativa para esto es Google Calendar, te cuento de esto en este artículo sobre 3 herramientas gratuitas para organizar tu tiempo.

Perdiendo el tiempo

Si las demás razones por las que no te alcanza el tiempo son hueso duro de roer, esta debe ser la más dura de todas.

Los seres humanos nos saboteamos todo el tiempo y luego nos quejamos de que las cosas no funcionan y así seguimos todos los días haciendo lo mismo, sin conseguir resultados y esperando por alguna razón mañana será diferente por arte de magia.

La procrastinación es un enemigo letal para tu productividad y hoy tienes muchas formas de perder el tiempo que buscaran captar tu atención permanentemente por lo que tienes que aprender a manejarlas.

Mucha gente se queja de no tener dinero, pero en realidad lo malgasta, muchas personas dicen no tener tiempo, pero… termina la frase por tu cuenta.

Como pase por lo mismo por años, decidí compartir todo lo aprendido y que realmente me funciona en mi curso de productividad, que esta realmente a un precio increíble. Estoy seguro de que podrás profundizar más estos consejos que compartí contigo hoy cuando conozcas todo su contenido.

Ahora a poner en práctica lo aprendido, ya sabes lo que digo «Dios nos hace con sueños y las herramientas para alcanzarlos».

¡Nos leemos!