No quiero emprender

Hay personas que me dicen no quiero emprender y en este post voy a darles mi respuesta sobre lo que pienso de eso.

Si ya me lees hace un tiempo o si has escuchado mi podcast emprendedores online, sabrás que soy un absoluto evangelista del emprendimiento, en especial en el mundo digital(por eso me dedico a ayudar a quienes quieren emprender). Sin embargo, eso no significa que sea un fanático que busca convertir a todo el mundo en un emprendedor.

Es que para mí, no hay nada de malo en hacer carrera en una o varias empresas viviendo de un sueldo estable(aunque aquí te cuento por qué no creo que esa estabilidad sea cierta), mientras tú seas feliz con lo que haces y te sientes realizado.

Lo que si me parece mal es ir todos los días a trabajar a un lugar que odias o en el cual pasas viendo la hora para que acabe tu jornada y al que quisieras evitar volver cuando llega el lunes(de paso si eso te pasa o quieres convertir tu trabajo o emprendimiento en algo que te haga sentir realizado entonces dale un vistazo a este episodio del podcast sobre el libro vivan los lunes)

Y cuando digo que me parece mal no estoy diciendo que sea un pecado o algo cuestionable, es que simplemente no entiendo que pasemos toda la vida lamentándonos por ciertas cosas y no hacer nada al respecto para cambiarlo.

Yo era uno de esas personas hasta que me atreví a emprender, convertir mi empleador en un cliente y diversificar mis fuentes de ingresos para así tener una situación más estable y que me permitiera alcanzar un buen equilibrio entre la vida personal y laboral.

¿Entonces que quieres tú?, ¿Te gusta tu trabajo actual?, si la respuesta es negativa y no quieres emprender,  entonces tienes dos opciones, «cámbiate de empleo» o «cambia tu empleo». Sé que suena igual, pero ambas son totalmente diferentes:

  • Cámbiate de empleo: Quiero decir buscar otro trabajo un lugar donde te sientas realizado y puedas alcanzar tus objetivos.
  • Cambia tu empleo: Me refiero a transformar tu lugar de trabajo o las funciones que realizas ahí, ¿Cómo hacerlo?, puedes  leer este articulo donde cuento como convencí a mi jefe para que me dejara trabajar desde casa y por objetivos.

Pienso que si estás leyendo este post es porque quizá seas una persona que no esta conforme con su situación actual, pero tampoco se sentiría cómoda iniciando un negocio propio aunque fuera digital, lo cierto es que hay muchas formas de cambiar profesionalmente como la historia del estudiante confundido.

Por último, si quieres te dé una mano extra para salir de ese estancamiento y quieres alguna orientación más específica,  dale un vistazo a mis sesiones de consultoría y como siempre digo, «Dios nos hace con sueños y herramientas para alcanzarlos»

¡Nos leemos!